martes, mayo 3

Frio, como el agua del río.

Y llegó. Azotándonos. Abofateándonos las mejillas. Llegó el frío, y no es psicológico.. se los aseguro.

Díganme.. hay algo mas cruel que tener que levantarse de la cama calentita a las 6.20 de la mañana?, definitivamente no. A esas horas fantasmagóricas, mi casa es un iglú, me preparo la chocolatada tiritando con mis pantuflas de oso y trato de pensar en que no tengo a mi hermana durmiendo dos habitaciones a la izquierda.. porque eso podría provocar un asesinato por envidia totalmente insana. Yegua.

Pero, el frío encarna diversas cuestiones:



1. El frío y su efecto depresivo.

No hay nada mas triste que desayunar pensando en lo que te espera del otro lado de la puerta.. si, no es ni Ashton Kutcher como Dios lo trajo al mundo y mucho menos Jude Law "ensungado", es el Señor Frío que anda con ganas terribles de enfermarte y verte con efecto de Parkinson. Con un silencio mortuorio, mirando los 05º que figuran en el televisor y pensando "quién corno me mandó a mi a estudiar a la mañana? largo todo y me hago botinera-taxiboy, ya fue" hacés un esfuerzo descomunal por no caer en la tentación de hacer un clavado hacia tu cama y dormir durante 5 días para levantarte con barba y convertido/a en un Yeti.


2. El frío y la ropa.

Esos segundos insufribles en los que estás desnudo/a por haberte sacado el pijama e intentar totalmente petrificado/a ponerte la ropa para salir. Sin contar que después de cambiarte tenés 5 kg mas entre camperas y sacos. Y lo único que se te ve de piel son los párpados de los ojos, (de vez en cuando). Además, te podés poner al Ogro Fabbiani con su grasa muscular de bufanda que no va a sacarte el frío ni un poquito.


3. El frío y el transporte público.

Imaginen un subte-colectivo-tren en horario pico: todos amontonados y menos espacio para cada uno por las camperas que agotan ese espacio "ocioso" que antes se podía aprovechar un poco. Los que usan capuchas y no se dan cuenta que te la están clavando en el medio del ojo derecho (todo bien flaco, pero traeme un ojo de repuesto por las dudas), los que se sientan en el mismo asiento que vos y te ocupan mitad del tuyo por el polar tamaño oso que les queda grande, los que se creen que tienen que darte calor humano y se aprovechan de eso (como si tu respiración en mi nuca tenga un efecto estufa, gil!!!!!). La constante sensación de que a Buenos Aires le falta el Buenos: con el aire viciado... somos 500 monos viajando en un vagón y ni una ventanilla abierta, qué querés que me intoxique con tu aliento a café y a cigarrillo matutino? o te creés que soy una planta que hace fotosíntesis con tu dióxido de carbono?, tololo.


 4. El frío y la comida.

La comida para estos climas es rica, pero calórica. Y mucho. Te comés una sopita y sentís que sos una fusión de la Carrió y María Marta Serra Lima. Y cuándo no te pasa que por querer mandarte todas estas cosas rápido para calentarte un toque te quemás y sentís que en vez de lengua tenés una lija? Tus papilas gustativas se transforman en pupilas por el tamaño y se te van todas las ganas de comer que tenías. Necesitás ingerir chocolates todo el tiempo, incrementando así tu capacidad para mutar en un choclo viviente en erupción.


5. El frío y los fines de semanas.

En verano sos lo mas canchero/a del mundo y te vestís con lo menos posible, salís hasta los martes a la noche y te comés la actitud de "yo lo puedo todo". En invierno, todo lo contrario. Los viernes y sábados se traducen en días para hibernar cual mamífero sedentario y quedarte en tu casa viendo películas que pasan en Cinecanal que ya las viste 500 veces (incluyendo Perfume de mujer, la de las porristas que bailan y alguna de Ben Stiller) y acelerando el proceso de choclo mutante comiendo chocolates. Si te animás a salir, tardás 20 minutos en sacarte el tapado adentro del bar-boliche y otros 20 minutos mas para hacer la cola en el guardarropas y dejar las 500 camperas que llevaste, ojo, podés hacerte el-la fortachón/a y negarte a abrigarte para forjar carácter, claro está.. que eso te garantiza 400 gr de moco al día siguiente y un cóctel de Té Vick y Bayaspirina C.


6. El frío y el sueño.

Está científicamente comprobado que cuanto mas frío, mas sueño. Y lo peor, si bostezás con la boca abierta sacás mas vapor que un nebulizador. Pasa exactamente lo mismo cuando hablás, por eso, en invierno sos mas antipático/a y menos sociable, es ley. Eso puede beneficiarme en mi caso que hablo mas que Moria cuando pone primera y no la frena ni la muralla China.


7. El frío y las enfermedades.

Sos un blanco fácil para pescarte resfríos, bronquitis o "mamitis aguda". A las personas poco les importa taparse la boca al estornudar y los guantes no facilitan mucho esta tarea, copado.. no?. Cuando no te inventan una gripe del momento que provoca paranoia en la sociedad, te agarra la gripe de Pepe el vecino que viajó con vos ayer en el 103 y te uso de carilina prácticamente.


8. El frío y el efecto Edward Cullen. 

No nos olvidemos de la palidez que tenemos todos en la cara, somos vampiros y potenciales protagonistas de películas como Crepúsculo. Tenemos menos color que una película de Chaplin y hasta, desesperados por esto, solemos envidiarle el color caribeño de cama solar trucha a Ricardo Montaner, por el amor de Dios!!!...Gracias Carol!.



9. El frío y la ciudad.

Árboles sin hojas, palomas despechadas que quieren pegarte porque tienen frío y se desquitan con vos, ramas que se te caen en la cabeza, ausencia de hippies en la calle vendiendo cosas, personas con pasos acelerados que te llevan puesto/a para evitar morirse de hipotermia, chorros que te roban mas rápido porque no aguantan el frío, etc.


10. El frío y el cambio de actitud.

Ok, tengo frío. No me importa si tenés la barba de Hagrid, no te bañás y tu pelo tiene mas tierra que toda la Argentina. Abrazame y callate. Porque tengo frío, y en invierno mis pretenciones de machos perfectos caen y me conformo con dos brazos y un poco de calor. Obviamente en primavera te doy pista.. asi que te aviso. No se puede sobrevivir el invierno sin amor.



Con estos cuatro... me aguanto hasta el Himalaya alrededor.

13 comentarios:

Juani - dijo...

Todavía quedo sorprendido con tus ganas de tipear con este frío, ya se extrañaba pasar por acá.
Antes que nada, te agradezco por regalarme la imagen del gordo Fabbiani de bufanda, impagable.
Es así Vich, el frío nos hace seres aún más antisociales, sumamente pálidos y disfrazados.
Veo que el frío y tu ser no se llevan del todo bien, con casi nadie esta temperatura se puede llevar.
Pensándolo mejor creo que lo único rescatable son esas escenas cotidianas que solo el invierno puede generar. Bah, por lo menos yo las valoro..el resto de razones para odiarlo, tu texto es un manual.
Como tambíén está claro que con un inviernovio este post claramente no existiría.

Hermosas como siempre tus entradas Vich, nos vemos en algún bendito 103 o por ahí.

saludos !

David Lepe dijo...

cómo se te ocurre esto???
muy bueno.

Martin McFly dijo...

jajajaja TANTO tenias para decir del frio???

yo no lo pienso tanto, más lo pensas, más encima lo tenes. Me dedico a putear nomas jajaja

Pero tenes razón, llegó, no es psicológico, pero bueno, ya tanto calor me estaba molestando un poco.

besote mel!

Gabriel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marie augustine. dijo...

que lindo blog mel.
muy cierto todos lospuntos :)

Juliana dijo...

No puedo estar más de acuerdo con vos jaja, sos muy capa!!
Lo que más odio del invierno es tener la nariz roja y estar muuuuuy pálida, al punto que me preguntan "te sentís bien?" bbbbboludo soy blanca y en el verano no me broncee a pesar de haber ido a la playa!
En fin, que termines bien la semana Mel, te banco ♥

Iván dijo...

Buenísimo!
Desde el lunes que ya estoy esperando que vuelva el calorcito!
Buzo, saquito y campera! No puede ser! Y encima sigo con frío...

El 103!!! Jajaja, nunca lo tomé, pero tengo un par de amigos que viajan todas las noches en ese bondi y me cuentan las historias de los tuneados, el telo móvil y las fotos que suben los colectiveros del 103 al fotolog oficial de la línea!

Me gustó el punto 10. Qué más se puede pedir en invierno que no sea una cálida y hermosa compañía ;)

Un beso!!!

Agus dijo...

perdon que te joda, pero necesito comentar todos los puntos (o casi todos)
Primero la ropa, terrible jajaja igual me encanta la ropa de invierno, creo que es mas linda que la de verano, pero cuando estas en ese colectivo todo apretadito, te empieza a subir el calor y te pones un poco nervioso, sin contar que las ventanillas estan todas cerradas, y el aire viciado bue, te lo regalo. Vale aclarar que en los nuevos colectivos con aire acondicionado es peor, MAS calor todavia. Y no osea, no quiero tener calor porque hace frio, quiero estar a una temperatura estable che..
La comida jaja, totalmente de acuerdo.
Los fines de semana! mas bajon.. Encima si llueve peor
El efecto edward cullen bueno, a todos no nos ocurre, no es por discriminar pero.. igual prefiero tener color caribeño, antes de ser una blanca leche (que soy)
Y el cambio de actitud, es verdad, lo mas lindo es tener a alguien a quien abrazar, igual vos a mi no me vengas a decir que con esa cara y ese lomazo no tenes a quien abrazar (y que encima no tenes pretenciones) a mi no me mientas.
Sos hermosa, y vas a matar a alguien uno de estos dias.
Ya extrañaba leerte, sos una mente llena de pensamientos melinda, no se como haces jajaja, tenes que dedicarte a algo sobre esto, posta.
Suerte con esa gente horrible del colectivo (te juro que te entiendo TANTO). Que tengas una semana linda, va lo que queda de ella, besos hermosa :)

Eduardo dijo...

Te lo resumo de esta manera:
Aquí se supone que ya estamos en otoño, pero tenemos máximas de 33ºC.
Te digo que ya es insoportable, parece ya sarcasmo del clima para ver hasta donde uno aguanta.
Solía vivir en una ciudad donde el invierno sí es invierno, pero ya de eso no quedan más que recuerdos.
De esos tiempos recuerdo que ponía un rock bien fuerte y era delicioso sentir el calor, ahora tengo que escucharlo como si fuera un concierto de cámara. Tranquilo, porque donde vivo parece que se acumulara todo el calor de todos los soles.
Besos. Eres todo un éxito.

EDUARDO

Florence. dijo...

El ítem 10 la rompe!
Ayyyyyyyyyyyyy, extrañaba leerte/comentarte. Pero ya que tengo un rato de ocio, me divierto con tus verborrágicas entradas!
Si hay algo que soy es (dis)comformista, verano y demasiado calor, invierno y demasiado "frior".
Nunca un punto medio, en realidad, yo, viviría toda mi vida en Primavera. Sí, no me muevan de ahí!
Jajaja, te quiero pichiloquilinda!

Eduardo dijo...

Querida Melany:
¡Gracias por la visita! ¡Te extrañé un montón!
No te pierdas tanto tiempo que por aquí habemos gente que te extrañamos mucho.
Muchos besos y abrazos. Muchísimos.

EDUARDO

Christian dijo...

Jajajaja, me re gusto blda. Nunca me animé a escribir algo, pero claramente el frío es una de las cosas que más detesto POSTA. Hay pocas cosas que me molestan y esta es una de ellas. Además, pusiste todas las categorías necesarias.
Me quedo con "El frío y los fines de semana" y "El frío y el sueño", que si los mezclas con un DOMINGO, TA TAN TA TAN: la muerte.
En fin, me re gustó asi que tendrás mis comentarios por aquí más seguido! Congratsss

Iván dijo...

Bueno, es una idea que tendré que patentar y empezar a desarrollar entonces, creo que funcionaría! jaja

Jaja, en ese colectivo hay que tener cuidado, el tipo te cobra el boleto, te sirve un trago, estaciona el telo móvil y... mejor tener cuidado :P

Beso Mel!