martes, marzo 10

Mi viaje a China / Séptimo día - XI'AN-SHANGHAI

A la mañana temprano partimos hacia el aeropuerto. De momento los aeropuertos no nos estaban fallando y Air China cumplía con todo lo que queríamos que cumpla (salvo el olor fuerte, que ya se va haciendo normal en tu nariz).

En la cola de Check in casi me rechazan el exceso de equipaje. Yo venía con una super valija desde Buenos Aires respetando la normativa de Emirates que te permiten hasta 62 kgs... y claro, los aeropuertos entre ciudad y ciudad no tienen la misma tolerancia.. Entonces, querían que descargue equipaje en el aeropuerto de Xi'an.

Empecé a pucherear y saqué los recursos de actriz que tuve desde siempre (?) y finalmente me permitieron viajar con mi super valijota, ergo, el check in lo hice con lágrimas y agradeciendo con el típico xie xie como si fuese una máquina estancada.

Cuando llegamos a Shanghai lo primero que aprendimos era a pronunciarlo bien: es "SHANJAI", así, con la J, como si escupieras.. cosa que en China es hiper común: garsear. Minitas bien vestidas y lindas.. tirando pollos mas grandes que los Pollos Hermanos.

En el aeropuerto nos esperaba Christian. Un chino que... a decir verdad, garpaba un poco. Pero era medio putilín (usaba cartera como Tinky Winky).
Christian no era para nada hipócrita, te tiraba la "posta" y te miraba con cara de asco. Una mierda de chino, por eso me caía bien.

El viaje del aeropuerto al centro de la ciudad era increíble.. pudimos cruzar el puente de Yangpu y ver todo Pudong, el distrito de Shanghai con mas estructuras enormes y hermosas, como el abre latas, la Shanghai Tower (estaba en construcción cuando yo fui pero tiene mas de 600 metros!!!!) y la torre de la Perla de Shanghai:



Nuestra primera parada establecida fue el Jardín Yuyuan, ubicado en la parte "vieja" de Shanghai, la "Old Shanghai". Según Christian, todo eso había sido tirado abajo y construído, por lo que no era tan viejo en sí. (El chabón nos arruinaba todas las esperanzas!!!!).

Fue diseñado por la Dinastía Ming (claramente no podés formar parte de una Dinastía si tu nombre no tiene la vocal I). Es un jardín precioso, con mucha arquitectura china y dragones en estatuas por doquier. Dejo algunas fotitos:




Después de recorrerlo habíamos quedado con hambre entonces nos llevaron a almorzar típica comida japonesa: teppanyaki. El chinito, en este caso, te cocina en la mesa en la que estás y vos vas eligiendo qué condimentos querés, si querés carne o pollo, etc:


A mi me encantó!!! además jugaba con las llamas, un crack Lee (seguro se llamaba así).

Seguimos la tarde de excursiones visitando al Buda de Jade, en el centro de Shanghai. Tuvimos suerte de visitar la ciudad un fin de semana, era sábado allí y no había demasiado descontrol en lo que respecta al tránsito y todos dicen que los días laborables es un caosssssssssss!!!!. Por lo que pudimos observar que es una ciudad HERMOSA, con construcciones muy nuevas, de hecho nos comentaron que en China si un edificio no queda como esperan que quede se tira abajo y se vuelve a construír.. por lo que, se dan una idea de lo que significa la arquitectura y el diseño para ellos.

El Buda de Jade era muy lindo, pero si pueden evitar esa excursión no se van a perder nada. Al tercer día ya te hinchaste los ovarios de ver Budas y el olor a Incienso te empieza a irritar.. pero bue, Melita issues.


Terminamos la tarde en el Malecón de la ciudad observando todo desde una vista panorámica y preguntándole a Christian qué podíamos visitar al día siguiente que era nuestro primero día libre y queríamos sacarle todo el jugo a lo loco.

Por último visitamos una fábrica de mantas, sábanas y demás telas, en las que nos mostraron cómo se fabricaba el algodón, con el bichito y todo. Tranqui. En la foto debajo pueden ver cómo estiran un poquito de algodón y lo hacen ENORME:


A eso de las 17 hs nos desocupamos y pudimos disfrutar las instalaciones del hotel. El hotel es el New World 5*, es MUY lindo, está muy bien ubicado y tiene una pileta en un piso 15 por lo que se ve el resto de la ciudad mientras te sumergís en ella, una delicia:


Después de bañarnos recorrimos el barrio Changning, me encantó la verdad. Super tranquilo pero con algunos shoppings y McDonalds cerca (clave!!!).
Caminando vimos una especie de lugar de masajes y decimos jugárnosla.. entramos para pedir masaje en los pies, reflexología en otras palabras.

Por suerte en SHA están un poquitiiiito mas cancheros con el inglés por lo que fue fácil pedir lo que queríamos. Nos mandaron a un subsuelo y una habitación con muy poca luz y dos sillones. Nos recostamos y aparecieron dos chinos, una mujer y un hombre. El hombre me agarró los pies y los puso en una especie de balde de madera con agua muy caliente pero hiper relajante y empezó a masajearlos mechando cremas y bálsamos. Lo mejor es que nos dieron un té en el medio de todo eso y nos quedamos dormidas.

Realmente nunca supimos si nos drogaron, si se sacaron fotos con nuestras caras babeando o si nos sacaron un órgano pero nunca me sentí en tal estado de relajación que viví cuando salí de ese lugar. Recuerdo que con mi tía íbamos deambulando cual zombies por las calles y necesitábamos una cama. Otra que The Walking Dead.

Pero en vez de ir a dormir, seguimos recorriendo el barrio y cruzándonos con edificios como el siguiente:


Terminamos la noche en una casa de manicuría. En China hay locales para hacerte las uñas cada 10 metros. Lo paradójico fue que estaban cerrando y las chinas se quedaron a atendernos, levantaron las persianas!!!!! unas grandes. Igual que acá, no, no?

Nos hicieron las uñas en dos minutos, de la mejor manera, con los mejores esmaltes. Fue muy gracios porque no tenían la menor idea del inglés y usaban el traductor de Google de sus celulares para recomendarnos los colores que ellas querían.

A mi tía le pusieron, mediante el Google translator: "BLUE, BEAUTIFUL", las queríamos abrazar. Claramente le pintaron las uñas de azul. Ellas ganaron.

Cuando llegamos a la cama pudimos terminar el día en estado chill, estábamos a mitad de viaje, pero ese día nos habían relajado como nunca en la vida!!!!

Mi viaje a China / Sexto día - XI'AN

Madrugamos, qué raro, no? Y nos preparamos para salir.

En China todas las mañanas son nubladas, y uno piensa que en cualquier momento se larga fuerte. Pero no, a eso de las 8 am empieza a despejar y aparece una especie de sol un poco nublado por la polución (gracias a Dios!! porque tolerar 46 grados con el sol a pleno no es algo muy copado para hacer). También me gustaría aclarar que en todos los días que estuve jamás ví la luna ni las estrellas. Algo que si extrañaba de mi país (como el acceso al Facebook y al Twitter, redes sociales totalmente prohibidas en todo China, excepto Hong Kong).

Emprendimos camino hacia lo que sabíamos nos iba a volar la cabeza: el Museo de los Guerreros y Corceles de Terracota. Para los que no están al tanto, son mas de 6000 figuras que se descubrieron, y por estudios arqueológicos se estima fueron creadas en el año 210 a.C. durante la dinastía Qin.




Las figuras, que tienen tamaño de hombre real (un poco mas alta que los chinos medios, por lo que se cree que los chinos se fueron achicando durante los siglos, UPA) se encontraban enterradas ya que el Emperador sostenía que todo su ejército de Terracota iba a cuidarlo durante su muerte. Un poco excéntrico, no?

El lugar es mágico. Uno no puede entender cómo las figuras mantienen su forma, mantienen sus rasgos. Y lo mejor de todo, como el chinito agricultor que lo descubrió hace unos años se encuentra vivo en un mostrador y te firma cualquier libro que le lleves.

Claramente compramos estatuillas, escuchamos todas las leyendas, las historias y nos quedamos en silencio durante horas. Mi tía se largó a llorar, porque, posta, uno no entiende cómo podés presenciar algo así. China tiene eso, lo ancestral, no te entra en la cabeza cómo todo se construyó antes de Cristo y decís, la pucha!!!!!






Estábamos muy emocionadas y nos costó abandonar el Museo. Una experiencia que, sin duda, recomendaría una y otra vez.
Los alrededores del Museo son preciosos, se ven montañas, arboledas, flores, como en toda China!! cuidan mucho el espacio verde. Una belleza.

Almorzamos camino a la ciudad y luego de eso fuimos a visitar a la Gran Pagoda de la Oca Silvestre. La misma está ubicada en un lugar mucho mas céntrico rodeada de templos donde podés ver al Buda en 1500 formas y sentir el olor a incienso tan característico del lugar. (Quieren comprar incienso de esos templos? lleven mucho $$$).




Terminamos la tarde en el Barrio Musulmán. Si, CHINA ESTA LLENO DE MUSULMANES!!! por todos lados. Fue muy gracioso visitar la gran Mezquita porque el barrio era muy turbio pero ninguno se metía con nosotros. Tuvimos que recorrer todos unos pasillos muy interesantes donde se podía ver cualquier cosa.. les juro, cualquier cosa.

Vimos una pelea de chinos musulmanes, no me digan que eso no fue bizarro. Se peleaban sin tocarse, mas bien, se gritaban, y todos los miraban como AH MIRA, QUE LOCO. Yo quería reír pero me contuve.

En el barrio de Musulmanes todo era colorido, hasta la Mezquita misma. Podías encontrar una mesa del año del pedo, un chino vendiéndote gatitos de la suerte o bien, creyentes orando y hasta una flor de lis natural en una fuente abandonada. Cuelgo algunas fotos:




Volvimos al hotel en un "sanlunche". Nunca pensé que iba a subirme a esas mototaxis que no creo puedan cumplir con algún requisito de seguridad. Van entre los micros, colectivos, autos, camionetas, se mandan ellos primeros... y lo mas loco de nuestro sanlunche era que lo manejaba una MINITA MUSULMANA, vestida característicamente, increíble.
Por suerte compartimos el viaje con una pareja de madrileños y pudimos reírnos los diez minutos que nos encontramos en viaje, rezando en todos los idiomas.. hasta en chino prácticamente!

Una vez en el hotel nos bañamos y fuimos a recorrer la noche de Xi'an. Nos volvió loca. Obviamente cenamos en McDonalds (era lo que mejor nos caía y en lo que mas confiábamos después de que todo nuestro contingente se encuentre descompuesto!!!). Por favor, no crean que en China existe el chop suey y demas inventos totalmente Americanos... es una mentira!!! lamentablemente.

Recorrimos los locales de ropa, CHICAS.. Compré vestidos hermosos a 4 yuanes!!!! lo que ni siquiera es un dolar!!!!!, sombreros, zapatos (ahí tuve mas inconvenientes porque calzo mucho para la población china, ellas calzan 35... yo calzo 39).

Nos volvió loca la Muralla de noche, cómo estaba iluminada. Lamentablemente llegamos tarde y no pudimos subir, pero es realmente preciosa. También terminamos por equivocación en los metros de Xi'an, una aventura muy... jugada!!!



Terminamos la noche en un Starbucks Chino.. otra vez, pude hacerme valer por las señas y los "xie xie". Una se convierte en un mimo de primer nivel!!!

Y a dormir, al otro día nos esperaba la ciudad que mas deseaba visitar: Shanghai ♥

domingo, marzo 8

Mi viaje a China / Quinto día - BEIJING-XI'AN

Nos despertamos y llovía. Horriblemente. Mucho. Todo nublado. Un asco.

Nos subimos al mini bus y emprendimos viaje para el Templo del Cielo. Really? El templo del Cielo con esta lluvia? Si.

El Templo del Cielo se construyo en 1420. Entienden eso? 1420!!!!. Entendí que era un lugar mágico porque cuando bajamos del bus ya había parado de llover y el cielo se iba despejando poco a poco. Si eso no es magia, qué es?







Alrededor del Templo hay pasillos techados donde los chinitos ancianos (sería una especie de Pami Asiático) se juntan y comparten juegos tradicionales o bien bailan, o realizan TaiChi.
Son muy simpáticos y te agarran para que bailes con ellos. Yo bailé con uno que me llevaba de un lado a otro y decía cosas que CLARAMENTE no entendí.

El Templo es muy perfecto del lado en el que se lo mire, y esta conservado ya que toda construcción ancestral en China lleva mantenimiento día tras día para que se conserve y se mantenga lo mas parecido a lo que fue originalmente.

Cuando terminamos de recorrerlo todo y sacar fotos desde todos los ángulos fuimos a comer a un resto muy lindo, decorado a lo Chino.. con Budas y muchas estatuas en dorado:



Terminamos el día en el aeropuerto de Beijing. Lo mas gracioso fue que el vuelo anterior con destino Xi'an no había salido y todo el contingente temblaba por miedo a que nos dejen durmiendo en el aeropuerto hasta próximo vuelo. Pero nuestra guía Amelia no sé qué arregló y pudimos tomarlo en tiempo y forma. La mafia China, quién dice?

Llegamos a Xi'an a las 20 hs hora local. El aeropuerto para ser de una ciudad no tan grande pero conocida como la Ruta de la Seda era muy lindo y cuidado. 

Nos subimos a un especie de charter y nos llevaron al hotel. El hotel era antiguo pero lindo, se llama Gran Noble 5* y el wifi solo era gratarola en el hall (todo mal!!!!!). Como la noche estaba hermosa nos animamos a salir porque la ubicación del mismo era buenísima, estábamos a una cuadra del centro de la ciudad.

Xi'an tiene parte de La Muralla en su centro, eso la hace aún mas linda.

La cantidad de gente que nos cruzamos no tenía nombre. Si bien es una ciudad muchísimo mas chica que Beijing tiene mas noche y mas locales abiertos que la gran capital. Por lo que nos metimos en un McDonalds y después de intentar que comprendan que quería una hamburguesa sin condimentos pude cenar y aprender a pedir SIN CONDIMENTOS (era algo así como chau wei pi). 
El McDonalds es exactamente igual que en Argentina, pero 10 usd mas barato!!!!!

Nos dormimos temprano, como era de esperar. De todas formas.. esta vez mucho mas cancheras y dándole pelea al Jet Lag!!!

Mi viaje a China / Cuarto día - BEIJING

Nos despertamos a las 5 am (EL JET LAG FUE NUESTRO ENEMIGO NUMERO UNO). Para matar el tiempo abrí la notebook y me puse a jugar al League of legends. Lo mas curioso de eso es que el servidor para LATAM funcionaba mejor en China que en mi propio país, lo cual me alegró la mañana.

A las 7 am ya estábamos desayunando en el hotel y preparando el bolsito para salir (el kit verano en China incluye:
-Repelente
-Botella de agua mineral (nada de agua de las canillas, POR FAVOR!!!, tampoco usen hielos y traten de tener agua mineral hasta para cepillarse los dientes, okay??)
-Lentes de sol
-Gorra/sombrero
-Paraguas.

Nos subimos al minibus y emprendimos camino hacia donde pensaba pisar desde hacía años y aún no caía en la cuenta que en minutos iba a cumplir: La gran Muralla.

El camino en la ruta es muy interesante, primero te alejás del segundo y tercer cordón y vas llegando a una zona menos poblada, donde de repente comenzás a ver lindas montañas y se va asomando poco a poco la Gran Muralla.

De todas formas tuvimos una mini-parada antes de conocerla: fuimos a una fábrica de Cloisonne al pie de la montaña. El arte del Cloisonne... lo bellos que son los jarrones, los cuadros, y todo tipo de objetos que los asiáticos con su envidiada paciencia fabrican. No pudimos irnos sin comprar anillitos, jarroncitos, y huevitos que según ellos..traen prosperidad (En China todo trae prosperidad!!!!).





Volvimos a subir al minibus ya con mucha ansiedad para por fín pisar la Gran Muralla. Y así fue como llegamos a la misma.

Amalia nos dijo que si uno no llegaba a la parte mas alta de la Muralla no podía considerarse un campeón, por lo que le pusimos todo el empeño para llegar a la misma, aún sabiendo lo difícil que era atravesarla.

Todo lo que tiene de increíble y única lo tiene de complicada para escalar. Los escalones son desiguales, y está colmada de gente que te pide fotos con ellos, todo el tiempo. Así fue como me empecé a sentir un mono de circo en Beijing!!!! Los chinos son divinos, y con señas logran que les tomes aprecio, de todas formas empecé a canjear mi foto con ellos por una foto de ellos sosteniendo la camiseta de mi equipo en Argentina, del cual soy enteramente fanática: River Plate.







Nunca me voy a olvidar de esta experiencia. En ese lugar una siente que a pesar del calor, lo complicado de su estructura y demás cuestiones puede con todo y mas.

Cuando salimos observé el siguiente cartel y fui corriendo a preguntarle a nuestra guía qué significaba:


"If you havent climbed the Great Wall, you are not a real man"

Entonces, yo ya sería una real woman?? hope so!.

La tarde terminó conociendo la Villa Olímpica de Beijing, donde fueron los Juegos Olímpicos en el 2008. Nos comentaron que este acontecimiento cambió mucho a la ciudad de Pekin, particularmente porque se tenían que acondicionar a los millones de turistas que pensaban recibir. Es por eso que ahora todos los carteles con signos viales o bien los de las rutas-autopistas-calles tienen los caracteres chinos pero debajo su traducción al inglés (Thanks, God!)

La Villa Olímpica ocupa un lugar inmenso, que tiene el Nido del Pájaro (el estadio de la inauguración) y la Gran Pecera. Inmenso, enorme, con diseño, como todo lo que se ve en China, no se quedan con chiquitajes.




Terminamos la salida con una visita al Mercado de la Seda. Si, puedo recomendarlo por sus imitaciones de gran calidad... pero no puedo recomendarlo si son mujeres y van solas. Nunca pasamos tanta tensión como dentro de cada local en el enorme edificio en el cual está ubicado. Nos encerraban en los locales, nos obligaban a comprar (o presionaban mucho para que compremos) y cuando tocábamos algo para ver aparecían con la calculadora en la mano, dándonos la oportunidad de regatear (eso es graciosísimo). Ellos colocan un precio como por decirlo 500 yuanes, y nos dan la calculadora en la mano para que borremos los 500 y coloquemos lo que nosotros queremos pagar.
Logramos regatear una cartera imitación Chanel con precio inicial 700 yuanes... y precio final: 50 yuanes. SON UNOS CHANTAS!

Las chinitas saben hasta hablar en castellano, y te gritan por los pasillos: "AMIGA, VENGA ACA AMIGA". Pasamos momentos tensos encerradas en un local en el cual nos agarraban del brazo y no nos dejaban salir.. pero también fue muy divertido.

La noche terminó comiendo un pato laqueado que no quisimos probar y que cambiamos por llegar temprano al hotel, disfrutar la gran pileta de natación y la cama!!! Al otro día íbamos a madrugar nuevamente y emprender viaje para nuestro segundo destino: Xi'an.