domingo, marzo 8

Mi viaje a China / Cuarto día - BEIJING

Nos despertamos a las 5 am (EL JET LAG FUE NUESTRO ENEMIGO NUMERO UNO). Para matar el tiempo abrí la notebook y me puse a jugar al League of legends. Lo mas curioso de eso es que el servidor para LATAM funcionaba mejor en China que en mi propio país, lo cual me alegró la mañana.

A las 7 am ya estábamos desayunando en el hotel y preparando el bolsito para salir (el kit verano en China incluye:
-Repelente
-Botella de agua mineral (nada de agua de las canillas, POR FAVOR!!!, tampoco usen hielos y traten de tener agua mineral hasta para cepillarse los dientes, okay??)
-Lentes de sol
-Gorra/sombrero
-Paraguas.

Nos subimos al minibus y emprendimos camino hacia donde pensaba pisar desde hacía años y aún no caía en la cuenta que en minutos iba a cumplir: La gran Muralla.

El camino en la ruta es muy interesante, primero te alejás del segundo y tercer cordón y vas llegando a una zona menos poblada, donde de repente comenzás a ver lindas montañas y se va asomando poco a poco la Gran Muralla.

De todas formas tuvimos una mini-parada antes de conocerla: fuimos a una fábrica de Cloisonne al pie de la montaña. El arte del Cloisonne... lo bellos que son los jarrones, los cuadros, y todo tipo de objetos que los asiáticos con su envidiada paciencia fabrican. No pudimos irnos sin comprar anillitos, jarroncitos, y huevitos que según ellos..traen prosperidad (En China todo trae prosperidad!!!!).





Volvimos a subir al minibus ya con mucha ansiedad para por fín pisar la Gran Muralla. Y así fue como llegamos a la misma.

Amalia nos dijo que si uno no llegaba a la parte mas alta de la Muralla no podía considerarse un campeón, por lo que le pusimos todo el empeño para llegar a la misma, aún sabiendo lo difícil que era atravesarla.

Todo lo que tiene de increíble y única lo tiene de complicada para escalar. Los escalones son desiguales, y está colmada de gente que te pide fotos con ellos, todo el tiempo. Así fue como me empecé a sentir un mono de circo en Beijing!!!! Los chinos son divinos, y con señas logran que les tomes aprecio, de todas formas empecé a canjear mi foto con ellos por una foto de ellos sosteniendo la camiseta de mi equipo en Argentina, del cual soy enteramente fanática: River Plate.







Nunca me voy a olvidar de esta experiencia. En ese lugar una siente que a pesar del calor, lo complicado de su estructura y demás cuestiones puede con todo y mas.

Cuando salimos observé el siguiente cartel y fui corriendo a preguntarle a nuestra guía qué significaba:


"If you havent climbed the Great Wall, you are not a real man"

Entonces, yo ya sería una real woman?? hope so!.

La tarde terminó conociendo la Villa Olímpica de Beijing, donde fueron los Juegos Olímpicos en el 2008. Nos comentaron que este acontecimiento cambió mucho a la ciudad de Pekin, particularmente porque se tenían que acondicionar a los millones de turistas que pensaban recibir. Es por eso que ahora todos los carteles con signos viales o bien los de las rutas-autopistas-calles tienen los caracteres chinos pero debajo su traducción al inglés (Thanks, God!)

La Villa Olímpica ocupa un lugar inmenso, que tiene el Nido del Pájaro (el estadio de la inauguración) y la Gran Pecera. Inmenso, enorme, con diseño, como todo lo que se ve en China, no se quedan con chiquitajes.




Terminamos la salida con una visita al Mercado de la Seda. Si, puedo recomendarlo por sus imitaciones de gran calidad... pero no puedo recomendarlo si son mujeres y van solas. Nunca pasamos tanta tensión como dentro de cada local en el enorme edificio en el cual está ubicado. Nos encerraban en los locales, nos obligaban a comprar (o presionaban mucho para que compremos) y cuando tocábamos algo para ver aparecían con la calculadora en la mano, dándonos la oportunidad de regatear (eso es graciosísimo). Ellos colocan un precio como por decirlo 500 yuanes, y nos dan la calculadora en la mano para que borremos los 500 y coloquemos lo que nosotros queremos pagar.
Logramos regatear una cartera imitación Chanel con precio inicial 700 yuanes... y precio final: 50 yuanes. SON UNOS CHANTAS!

Las chinitas saben hasta hablar en castellano, y te gritan por los pasillos: "AMIGA, VENGA ACA AMIGA". Pasamos momentos tensos encerradas en un local en el cual nos agarraban del brazo y no nos dejaban salir.. pero también fue muy divertido.

La noche terminó comiendo un pato laqueado que no quisimos probar y que cambiamos por llegar temprano al hotel, disfrutar la gran pileta de natación y la cama!!! Al otro día íbamos a madrugar nuevamente y emprender viaje para nuestro segundo destino: Xi'an.


No hay comentarios: