martes, marzo 10

Mi viaje a China / Sexto día - XI'AN

Madrugamos, qué raro, no? Y nos preparamos para salir.

En China todas las mañanas son nubladas, y uno piensa que en cualquier momento se larga fuerte. Pero no, a eso de las 8 am empieza a despejar y aparece una especie de sol un poco nublado por la polución (gracias a Dios!! porque tolerar 46 grados con el sol a pleno no es algo muy copado para hacer). También me gustaría aclarar que en todos los días que estuve jamás ví la luna ni las estrellas. Algo que si extrañaba de mi país (como el acceso al Facebook y al Twitter, redes sociales totalmente prohibidas en todo China, excepto Hong Kong).

Emprendimos camino hacia lo que sabíamos nos iba a volar la cabeza: el Museo de los Guerreros y Corceles de Terracota. Para los que no están al tanto, son mas de 6000 figuras que se descubrieron, y por estudios arqueológicos se estima fueron creadas en el año 210 a.C. durante la dinastía Qin.




Las figuras, que tienen tamaño de hombre real (un poco mas alta que los chinos medios, por lo que se cree que los chinos se fueron achicando durante los siglos, UPA) se encontraban enterradas ya que el Emperador sostenía que todo su ejército de Terracota iba a cuidarlo durante su muerte. Un poco excéntrico, no?

El lugar es mágico. Uno no puede entender cómo las figuras mantienen su forma, mantienen sus rasgos. Y lo mejor de todo, como el chinito agricultor que lo descubrió hace unos años se encuentra vivo en un mostrador y te firma cualquier libro que le lleves.

Claramente compramos estatuillas, escuchamos todas las leyendas, las historias y nos quedamos en silencio durante horas. Mi tía se largó a llorar, porque, posta, uno no entiende cómo podés presenciar algo así. China tiene eso, lo ancestral, no te entra en la cabeza cómo todo se construyó antes de Cristo y decís, la pucha!!!!!






Estábamos muy emocionadas y nos costó abandonar el Museo. Una experiencia que, sin duda, recomendaría una y otra vez.
Los alrededores del Museo son preciosos, se ven montañas, arboledas, flores, como en toda China!! cuidan mucho el espacio verde. Una belleza.

Almorzamos camino a la ciudad y luego de eso fuimos a visitar a la Gran Pagoda de la Oca Silvestre. La misma está ubicada en un lugar mucho mas céntrico rodeada de templos donde podés ver al Buda en 1500 formas y sentir el olor a incienso tan característico del lugar. (Quieren comprar incienso de esos templos? lleven mucho $$$).




Terminamos la tarde en el Barrio Musulmán. Si, CHINA ESTA LLENO DE MUSULMANES!!! por todos lados. Fue muy gracioso visitar la gran Mezquita porque el barrio era muy turbio pero ninguno se metía con nosotros. Tuvimos que recorrer todos unos pasillos muy interesantes donde se podía ver cualquier cosa.. les juro, cualquier cosa.

Vimos una pelea de chinos musulmanes, no me digan que eso no fue bizarro. Se peleaban sin tocarse, mas bien, se gritaban, y todos los miraban como AH MIRA, QUE LOCO. Yo quería reír pero me contuve.

En el barrio de Musulmanes todo era colorido, hasta la Mezquita misma. Podías encontrar una mesa del año del pedo, un chino vendiéndote gatitos de la suerte o bien, creyentes orando y hasta una flor de lis natural en una fuente abandonada. Cuelgo algunas fotos:




Volvimos al hotel en un "sanlunche". Nunca pensé que iba a subirme a esas mototaxis que no creo puedan cumplir con algún requisito de seguridad. Van entre los micros, colectivos, autos, camionetas, se mandan ellos primeros... y lo mas loco de nuestro sanlunche era que lo manejaba una MINITA MUSULMANA, vestida característicamente, increíble.
Por suerte compartimos el viaje con una pareja de madrileños y pudimos reírnos los diez minutos que nos encontramos en viaje, rezando en todos los idiomas.. hasta en chino prácticamente!

Una vez en el hotel nos bañamos y fuimos a recorrer la noche de Xi'an. Nos volvió loca. Obviamente cenamos en McDonalds (era lo que mejor nos caía y en lo que mas confiábamos después de que todo nuestro contingente se encuentre descompuesto!!!). Por favor, no crean que en China existe el chop suey y demas inventos totalmente Americanos... es una mentira!!! lamentablemente.

Recorrimos los locales de ropa, CHICAS.. Compré vestidos hermosos a 4 yuanes!!!! lo que ni siquiera es un dolar!!!!!, sombreros, zapatos (ahí tuve mas inconvenientes porque calzo mucho para la población china, ellas calzan 35... yo calzo 39).

Nos volvió loca la Muralla de noche, cómo estaba iluminada. Lamentablemente llegamos tarde y no pudimos subir, pero es realmente preciosa. También terminamos por equivocación en los metros de Xi'an, una aventura muy... jugada!!!



Terminamos la noche en un Starbucks Chino.. otra vez, pude hacerme valer por las señas y los "xie xie". Una se convierte en un mimo de primer nivel!!!

Y a dormir, al otro día nos esperaba la ciudad que mas deseaba visitar: Shanghai ♥

No hay comentarios: